Quienes somos

Nuestra vida comienza con una saga familiar. Nuestros abuelos ya se dedicaban a las flores desde niños, se educaron en el seno floral, no conociendo otra universidad  que la de amar a las flores desde su nacimiento, algo que nos han transmitido generación tras generación.

Nos gusta llegar a los corazones de la gente a través del mensaje que se recibe cuando alguien ha decidido enviar un ramo de flores o pensar que, por muy bonito que sea el día, siempre puede mejorar con una flor.

Algo tan sencillo como una buena decoración floral en la iglesia donde te casas puede hacer que el día más importante de tu vida sea perfecto.

Abrimos la primera tienda allá por 1970 y desde entonces seguimos trabajando con la experiencia transmitida por nuestros padres y abuelos.

Nuestra meta es llenar de luz y de color todos y cada uno de los días con la mejor ornamentación floral que puedas imaginar.

 

Te esperamos.